Contenido principal
Anterior          1   2   3   4   5   6   7   8   9          Siguiente
Alimentación ecológica > La fructosa

FRUCTOSA


molécula de fructosa La fructosa es comúnmente conocida como el “azúcar de las frutas” porque es el azúcar predominante en las frutas frescas y secas. La fructosa se clasifica como un carbohidrato monosacárido, con la fórmula química C6H12O6.

En las frutas, la fructosa viene acompañada de nutrientes importantes como las vitaminas, los minerales y las enzimas, además de agua destilada y fibra. Es el componente energético en las frutas, y el hígado la convierte en glucosa que será usada posteriormente para satisfacer las necesidades inmediatas de energía corporal o almacenada como glucógeno para necesidades futuras.

Por cada molécula de fructosa, el cuerpo forma una molécula de glucosa; por lo tanto, las necesidades energéticas corporales se satisfacen eficientemente con el azúcar natural de las frutas.

Cuando consumimos la fructosa en las frutas enteras, ésta es saludable. Cuando la consumimos como un polvo refinado, separada de la sacarosa de la cual forma parte, es perjudicial.

La fructosa saludable es la de la fruta frescaEn la actualidad, la fructosa se está refinando cada vez más, convirtiéndola en un polvillo blanco fino que se vende como un sustituto “saludable” del azúcar. Aunque el uso de la fructosa se promociona porque proviene de las frutas, ésta NO es diferente en lo absoluto al azúcar blanco. En su estado refinado, la fructosa es un carbohidrato concentrado y tóxico, que ha sido despojado de todos sus nutrientes vitales. Es un combustible desprovisto de nutrientes, y ciertamente no promueve la salud.

La fructosa refinada es muy soluble y las células mucosas del tracto intestinal la absorben a un ritmo muy rápido. Su consumo puede perturbar la síntesis de proteínas en el hígado, causar hipoglicemia aguda, aumento de las grasas en la sangre y perturbaciones metabólicas generales. Algo diferente sucede cuando se consume la fructosa acompañada de los otros nutrientes y la fibra contenidos en las frutas. En este caso, recibimos un combustible completo y de alta calidad. Cuando es refinada y despojada de nutrientes, la fructosa en polvo se convierte en un serio problema para el cuerpo.

La fructosa, tal como existe en la fruta, tiene una gran ventaja para los diabéticos que otros azúcares. A diferencia de otros azúcares, la fructosa no requiere que la insulina entre al hígado y a las células corporales. Así que cuando consumimos frutas frescas altas en fructosa (azúcar natural) no hay una demanda súbita de insulina (la cual no es producida por los diabéticos en cantidades adecuadas). De igual modo, la fructosa en la fruta funciona muy bien para personas con hipoglicemia.


Anterior          1   2   3   4   5   6   7   8   9          Siguiente